Blog

Consejos para mejorar la memoria y la concentración

Consejos para mejorar la memoria y la concentración

Te ha pasado que vas a la cocina y al llegar ya no recuerdas por lo que ibas? O estar haciendo algo y distraerte con cualquier cosa? Este tipo de detalles es muy común que nos sucedan a todos. Por ello, ejercitar la memoria y cuidar la concentración es una parte importante para desenvolvernos en nuestra rutina diaria.

El día de hoy Grupo Eudermic te presenta este artículo donde vamos a tratar de dar algunos consejos que podamos llevar a la práctica para mejorar y potenciar estos dos procesos de nuestra mente que nos ayudan a desenvolvernos en nuestro día a día.

Consejos para mejorar la memoria

La memoria es un proceso fundamental de nuestra mente que nos sirve para organizarnos así como para recordar vivencias y acontecimientos importantes. Pero también es uno de los procesos al que más atención tenemos que prestarle porque el paso del tiempo le afecta. De hecho, a medida que crecemos la memoria exige más colaboración de nuestra parte para funcionar correctamente. A continuación os proponemos algunos consejos para enriquecer y entrenar nuestra capacidad de memoria:

  • Dormir y descansar adecuadamente. Muchas veces creemos que podemos dormir menos horas de las necesarias y que, aún así, nuestro cerebro funciona al 100%. Sin embargo esto no es cierto: es recomendable dormir cerca de 7 horas diarias para lograr que el cerebro procese correctamente la información y mejore la memoria a largo plazo.
  • Hacer ejercicio.Según estudios de la Universidad de Pittsburg, el deporte ayuda a liberar tensiones y a mejorar la memoria espacial.
  • Comer chocolate: un placer y un aliado de la memoria y el aprendizaje. Según la Revista ‘Muy interesante’, uno de los componentes del cacao favorece el funcionamiento cognitivo, basándose en un estudio de 2013.
  • Asociar un concepto con su imagen. Este es, además de un consejo, uno de los ejercicios clave que podemos seguir diariamente, sobre todo aquellos que se enfrentan a las épocas de exámenes. En el momento en que asociamos una imagen concreta a una definición de la misma, nuestra memoria retiene mejor la información que queremos procesar.
  • Fotografías mentales. En la misma línea que el ejemplo anterior está el ejercicio de realizar una fotografía mental de lo que vemos y queremos recordar. Es válido casi para cualquier recuerdo que queramos mantener: podemos volver a él a menudo y pasar la vista por los detalles.

Consejos para mejorar la concentración

En muchas ocasiones la memoria nos falla porque los niveles de concentración que tenemos son bajos. Así, estar concentrados es casi un requisito imprescindible si deseamos unos resultados productivos en aquello que estemos realizando. Para que puedas mejorar tu nivel de concentración y puedas desempeñar tu labor de manera adecuada te ofrecemos estas indicaciones:

  • Dar paseos sin más objetivos que el de caminar: cuando lo hacemos nos liberamos y encontramos en este ejercicio momentos para pensar con nosotros mismos. Nos relaja caminar, observar el paisaje sin motivos y olvidarnos de las preocupaciones durante un rato. Esta relajación, además, es indispensable para ganar concentración.
  • Escritura con tipografía complicada: este consejo está dirigido más bien a aquellos que necesitan concentrarse en algo escrito, pues está demostrado que la tipografía que se use para leer o estudiar influye en la retención del contenido. Cuanto más difícil le sea al cerebro procesar la letra, más concentración pondrá en ello.

“Si quieres triunfar en la vida en cualquier ámbito,

debes entonces cultivar una concentración de filo de navaja.”

-Sri Chinmoy-

  • Sentarse durante unos minutos para bajar el agobio: al igual que caminar, sentarse durante por ejemplo 10 minutos aliviará nuestras preocupaciones. La mayoría de veces tenemos tantas que nos evitan concentrarnos en lo verdaderamente importante, por lo que este ejercicio es efectivo para ordenar ideas y liberar estrés.
  • Preparar lo que se necesita y buscar un sitio idóneo. Puede pasarnos que tengamos tantas cosas en las que concentrarnos al mismo tiempo que no logremos concentrarnos en ninguna, por lo que es bueno centrarse solo en una actividad, preparar lo que se necesita y buscar un sitio que nos permita llevarla a cabo con la mayor facilidad posible.
  • Fijar objetivos a corto plazo. Lo cierto es que las metas casi utópicas nos agobian, razón de más para establecer metas que nos sintamos capaces de cumplir. Si lo hacemos así, veremos la concentración que pongamos mejorará, pues veremos que poco a poco iremos llegando a ellas.

Fuente: lamenteesmaravillosa.com

Escrito en BLOG

Deja un comentario (0) ↓

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.